El mecanismo fundamental de nuestro organismo está basado en un preciso sistema de equilibrio entre las sales y los distintos flujos. Por eso desde hace siglos se utiliza la sal marina para mantener y recuperar la salud.