Lo prometido es deuda y desde Saldivna os continuamos contado más historias para difundir los beneficios de la sal marina:
  • El químico Robert Boyle en 1984 fue el primer científico en definir el sabor “salado” en algunos fluidos corporales tales como la sangre, el sudor, o incluso las lágrimas. Determinó la concentración de sal evaporando las muestras y comprobando que había cristales de sal.
  • Casi un siglo después H.M.Rouelle en 1776 aisla unos cristales de urea en la orina.
  • El químico J.Berzilius muestra que la sal se concentra en ciertas partes del cuerpo como las cavidades abdominales, en torno los pulmones,corazón y cerebro.
  • El doctor francés Rene Quinton en 1904 tuvo resultados extraordinarios salvando miles de vidas en Francia, condenadas a la muerte por la medicina tradicional, comprobó científicamente los beneficios del agua de mar, curando plagas de desnutrición, tifus, cólera, tuberculosis, en la actualidad en varios países se siguen estos procedimientos.