Lo prometido es deuda y desde Saldivna os continuamos contado más historias para difundir los beneficios de la sal marina:
  • El químico Robert Boyle en 1984 fue el primer científico en definir el sabor “salado” en algunos fluidos corporales tales como la sangre, el sudor, o incluso las lágrimas. Determinó la concentración de sal evaporando las muestras y comprobando que había cristales de sal.
  • Casi un siglo después H.M.Rouelle en 1776 aisla unos cristales de urea en la orina.
  • El químico J.Berzilius muestra que la sal se concentra en ciertas partes del cuerpo como las cavidades abdominales, en torno los pulmones,corazón y cerebro.
  • El doctor francés Rene Quinton en 1904 tuvo resultados extraordinarios salvando miles de vidas en Francia, condenadas a la muerte por la medicina tradicional, comprobó científicamente los beneficios del agua de mar, curando plagas de desnutrición, tifus, cólera, tuberculosis, en la actualidad en varios países se siguen estos procedimientos.

Advertisements