La celulitis aparece cuando las células adipositos que se encargan de almacenar la grasa que demanda nuestro cuerpo crecen de manera anormal, lo cual obstruye la circulación sanguínea, dificulta la oxigenación de los tejidos y la eliminación de toxinas. Aunque no existe consenso en cuanto al origen de la celulitis, podrían ser varias las causas como son: el factor hereditario, problemas relacionados con el sistema endocrino,  deficiencias en la nutrición, deficiencias en los órganos que purifican la sangre (riñones y pulmones), problemas circulatorios, estrés, ansiedad , depresión…

Por este motivo aparece en el tejido subcutáneo superficial la conocida “piel de naranja” la cual es fácil de ubicar (sólo se debe palpar y pellizcar suavemente la zona que se considera afectada) y de identificar (piel con irregularidades y depresiones). Es importante observar que la celulitis  afecta prácticamente sólo a las mujeres, siendo más raro en los hombres. Esto induce a pensar que esté relacionada con las hormonas femeninas como la progesterona (potencia la acumulación de grasas) y los estrógenos (aumenta la retención de líquidos).  Por esa razón, aparece o aumenta significativamente en la pubertad, embarazo y en la menopausia.   Además de lo anterior, la celulitis se ve beneficiada por las características propias del tejido adiposo femenino.

Todas las mujeres corren el riesgo de desarrollar celulitis. Entre el 85% y el 98% de las mujeres después de la pubertad presentan algún grado de celulitis, siendo más frecuente en unas etnias que en otras. La celulitis está presente tanto en mujeres obesas como delgadas, aunque no siempre  todo depósito de grasa que se localiza alrededor de los muslos o caderas es celulitis, la celulitis se produce normalmente a partir de 16 años de edad,

Existen distintos grados de celulitis, celulitis blanda, celulitis dura y la más conocida es la celulitis esclerótica (piel de naranja).

La celulitis no es maligna ni síntoma de alguna enfermedad, siendo algo que preocupa a la mayoría de las mujeres especialmente por los convencionalismos estéticos.

Las áreas donde usualmente aparece la celulitis son las rodillas, piernas, tobillos, en el interior de los brazos, cintura, cadera, nalgas, cuello y nuca.

Con la exclusiva sal marina Saldivina  encontrarás el perfecto aliado para que te ayude en el tratamiento y prevención  de la celulitis.

Durante el baño con Saldivina, deberás realizar masajes exfoliantes en la zona afectada con las mismas sales, esto hará remover y eliminar  las células muertas de la piel, ayudándote al mismo tiempo a mejorar la circulación sanguínea, por lo que se conseguirá atenuar la celulitis.

Un baño en Saldivina más el masaje exfoliante es un efectivo tratamiento natural contra la celulitis.

Es importante combinar el tratamiento anticelulítico con una adecuada alimentación, ejercicio físico y vida al aire libre.

Advertisements